La música y el Marketing de los Sentidos

Si hay algo que nos gusta en Original Music, es la música. Pero, si hay algo que nos gusta más aún, es la forma en la que esta música nos afecta; tanto personalmente como en un ambiente comercial. Hoy nos adentramos en el mundo del marketing de los sentidos, ¿te vienes?

 

¿Qué es el marketing de los sentidos?

El marketing sensorial o marketing de los sentidos apela a estos para conseguir un objetivo de compra, a la vez que crea una experiencia sensorial en torno a esta compra. Enfocar las acciones de marketing en los cinco sentidos, hace que se creen nuevas relaciones que incitan a la compra y consolidan la lealtad de marca. La razón nos guía en el proceso, pero las emociones hacen que nos decidamos.

En un proceso de compra, la información nos llega por diferentes vías: precio, características, olor, color del packaging… Y es un mix de todo esto, lo que hace que nuestra memoria recuerde y cree lazos ligados a emociones. Todo, absolutamente todo, comunica. Entras en una tienda y… ¿es fácil transitar por ella? ¿tiene una temperatura adecuada? ¿el color y la decoración son acertados? ¿el tipo de música concuerda con la imagen del negocio?

Este tipo de marketing quiere involucrar al consumidor y crear para él un enfoque positivo y una experiencia real ligada a la marca. Se centra en los cinco sentidos (oído, gusto, vista, olfato y tacto) para llegar de lleno al usuario, apelando a sus sentimientos y sensaciones.

Antes de hablar detenidamente de los cinco sentidos en marketing; pasaremos a hablar de los objetivos de estas tácticas para entender el verdadero fin y la importancia de este tipo de estrategias:

  • Atraer y fidelizar clientes potenciales. Atraer tráfico a tu negocio parece una tarea única e indispensable pero… ¿y conseguir que ese público compre y, además, vuelva a ti en diferentes ocasiones? Si hay algo que debemos cuidar es la lealtad de nuestros clientes.
  • Crear identidad de marca. La diferenciación es indispensable a día de hoy: habrá mil negocios como el tuyo pero… ¿tienes un ambiente musical en el local que represente tu negocio? ¿tu identidad visual es fácil de recordar?
  • Humanizar la marca. Empatizar con los consumidores es clave para que este marketing sensorial apele a sentimientos y vivencias. No tomamos decisiones de forma mecánica ni robótica, nuestras emociones juegan un papel muy importante en cada etapa de decisión.
  • Ofrecer una experiencia única. Aportar un valor extra a los productos o servicios e involucrarte al máximo en la experiencia de compra, son requisitos indispensables para que el consumidor considere una experiencia única y real alrededor de la compra.

¿Cómo utilizar los 5 sentidos en marketing con la música?

Algo que tenemos claro es que los humanos no dejamos de recibir estímulos, y por lo tanto, no dejamos de sentir. Nuestros sentidos no se limitan a ciertos estímulos y nuestras estrategias de marketing tampoco deberían de hacerlo. Podemos centrarnos en uno de los cinco sentidos, pero no podemos olvidar el resto. Una combinación de diferentes estrategias de marketing de los sentidos puede ser la clave del éxito. Concretamente, el oído es uno de los más relevantes, ya que influye en el resto de los sentidos, guía nuestras sensaciones y es capaz de complementar cualquier estrategia.

Olfato:

Sin duda alguna, el olfato es el sentido que más apela a la memoria; según estudios, somo capaces de recordar el 35% de lo que olemos. Hace unos años, una cadena asiática de centros comerciales lanzó una campaña de marketing sensorial dirigida a las mujeres embarazadas. Por el gran volumen de compras que supone esta etapa vital, decidieron rociar con polvo de talco todas las zonas dirigidas a este segmento de la clientela. Además de esta técnica de marketing olfativo, las tiendas se ambientaron con música tranquila propia de la edad de esas mujeres en su niñez. ¿El resultado de todo esto? Crecieron las ventas pero, además, estos recién nacidos gozaban de una tranquilidad y relajación extraordinaria cuando volvían a estos centros comerciales.

Otro caso práctico que combina música y marketing olfativo es el de las pescaderías de algunos supermercados. El olor a pescado fresco mientras haces la compra puede resultar desagradable, de ahí surgió una gran idea. Se decidió mezclar este olor natural con el de algunas hiervas provenzales, y además, se escucharían sonido de gaviotas y las olas del mar. Lo que antes era un olor desagradable a pescado, ahora es una experiencia única en la compra, hacerte pensar que estás en un pequeño puerto pesquero.

Gusto:

Existe una relación muy estrecha entre el gusto y el oído, de hecho, la cuerda del tímpano es un nervio que conecta las papilas gustativas y el cerebro a través del oído. Escuchar música cuando comemos hace que disfrutemos más de la comida y, según la música, se potencian distintos sabores. Tal es la relación, que se han hecho estudios para encontrar relaciones entre diferentes vinos y los palos del flamenco. Todos estos estudios tienen cabida en el ámbito de la neurociencia, ya que intenta encontrar el lazo por el que el cerebro reconoce un sabor ante distinta ambientación musical. ¿Habrá realmente una relación directa entre la enología y el flamenco?

El sonido de los alimentos al masticar, otra relación entre gusto y oído. Parece una tontería pero… ¿has pensado en comerte una patata frita que no cruja? ¿o quizás abrir una bebida carbonatada sin que se escuche absolutamente nada? De esto van algunas técnicas de gastronomía vanguardista, cambiar o modificar el sonido de algunos alimentos para conseguir que la experiencia en boca sea distinta.

Tacto:

El sentido del tacto es el único que no se localiza en un órgano concreto, sino que se extiende por toda nuestra piel, permitiéndonos percibir y sentir. La música influye directamente en nuestro estado de ánimo y, consecuentemente, en nuestro estado corporal. Los jugadores de hockey, antes de un partido, escuchan música muy animada para salir con energía a la pista. Sin embargo, una bailarina de ballet escuchará música mucho más tranquila, ya que tienen que demostrar y transmitir con su cuerpo una mayor sensibilidad. Estas prácticas son, igualmente, trasladables a cualquier negocio. Ocurriría igual en una tienda de decoración y muebles; imagínate tener que probar tu próximo sofá mientras escuchas heavy metal, la sensación de comodidad y relajación sería nula.

Muchos especialistas se centran en el estudio de la música y el dolor, ya que según algunos estudios la música es capaz de mitigar o limitarlo. Ya se ha demostrado que escuchar música ayuda en depresiones, momentos de angustia y ansiedad, o incluso miedo. ¿Por qué no ir más allá con el dolor de algunas enfermedades crónicas?

Vista:

Como venimos hablando, una de las capacidades del cerebro es no limitar un estímulo a un sentido determinado. Puede ser que la vista sea el sentido que más nos ayuda a entender y percibir la realidad como tal, pero no el único. Cuando estamos relajados y en un entorno calmado, somos capaces de crear imágenes y reproducirlas visualmente, aún teniendo los ojos cerrados. O quizás, podemos escuchar algún ruido a pesar de estar todo en silencio.

¿Has oído hablar de la sinestesia? La sinestesia consiste en la percepción de varias sensaciones que proceden de diferentes sentidos y, además, actúan en un mismo momento: visualizar un sonido como un color, oír los colores o saborear sonidos son algunos ejemplos de esto. Al ser un acto involuntario, mucho lo consideran una anomalía o error; aunque otros lo consideran una característica diferente ya que una de cada 23 personas tienen algún tipo de sinestesia. De hecho, son muchos los músicos sinestésicos: Kanye West percibe el sonido del piano como azul, Jimi Hendrix veía el acorde de do en color púrpura y es muy popular la conexión entre Frank Ocean y el color naranja.

Oído:

Ya hemos visto la relación de este sentido con el resto y la importancia de implementar diferentes estrategias dentro del marketing de los sentidos. La música nos afecta en el proceso de compra y nos ayuda a reconocer y recordar a las marcas. Se crean jingles característicos, como el sonido de cada marca de smartphones al iniciar el dispositivo móvil, o Nike, que tiene en sus tiendas americanas el sonido de pelotas botando; todo esto ayuda a consolidar la identidad de marca.

Un ambiente musical acorde a un negocio es imprescindible, en Original Music lo sabemos muy bien. Nuestros sistemas de música para negocios crean una atmósfera acorde al local, a la clientela y a los trabajadores. Sabemos que la música incide en el proceso de compra, el estado anímico o, incluso, en el tiempo que el cliente pasa en el establecimiento.

 

¿Has pensado cómo implementar el marketing de los 5 sentidos en tu negocio? Si aún no sabes por dónde empezar, la música siempre será una buena opción. No dejes a un lado nuevas estrategias de marketing, todos recibimos estímulos de una manera u otra. ¡Confía en Original Music para tu estrategia de marketing auditivo!

Share on facebook
Compartir
Share on linkedin
Compartir

Deja un comentario