El poder de la música en oficinas, sedes y entornos corporativos

Pensar que la inclusión de un hilo musical solo tendrá consecuencias sobre nuestra clientela es un error. ¿Qué hay de los trabajadores y empleados del local? ¿Qué pasa entonces con la ambientación musical en oficinas o espacios de trabajo? Hoy hablaremos sobre la música en oficinas: cómo afecta a los trabajadores, qué música elegir para conseguir más productividad en el día y a día y algunos trucos como expertos en música para negocios.

 

La eterna lucha… ¿silencio o música para trabajar?

Hoy nos centraremos en un tipo de negocio un poco singular, espacios que no están abiertos al público como un restaurante o tienda de ropa pero que también pueden beneficiarse de una buena ambientación musical: hablaremos de música para oficinas, entornos corporativos o espacio de trabajo tipo coworking.

La música en oficina o, en general, escuchar música para trabajar siempre ha sido un tema conflictivo. El silencio siempre ha tenido muchos defensores en el ámbito de la concentración. Cuántos padres habrán dicho: «apaga la tele para hacer los deberes», «quítate los cascos para estudiar» o «así es imposible concentrarse». Y no es que estuvieran equivocadas, es que se han necesitado muchos años y algunos estudios de peso para demostrar que la música puede aumentar nuestra concentración y predisposición ante el trabajo.

Para que esto se cumpla y podamos disfrutar de las ventajas de escuchar música en la oficina, debemos tener un especial cuidado en la selección musical. Digamos que ésta cumplirá una función corporativa, igual que la tendría en un puto de venta comercial: es una forma más de comunicación por parte de la empresa.

¿Quién querría que su mensaje o la voz de su empresa fuera el silencio? Nadie. Todo tipo de espacio puede verse beneficiado por una correcta selección musical, centrémonos en los beneficios de escuchar música en la oficina.

 

Ventajas de escuchar música en oficinas:

En un restaurante, por ejemplo, la elección musical puede llegar a ser complicada. El jefe del local tendrá un gusto, los camareros y cocineros otro, y además, aunque tengas un público más o menos similar, cada cliente tendrá sus propios gustos y al fin y al cabo, nunca llueve a gusto de todos.

En una oficina o espacio de trabajo, el trabajador es el único factor a tener en cuenta. La ausencia de clientes o público entrando y saliendo no justifica la ausencia de un hilo musical. Como hemos dicho, la ambientación musical cuenta con una función corporativa por lo que no se entendería la ausencia de una herramienta que ayuda a mejorar la comunicación entre la marca y sus trabajadores.

Y es que, haciendo referencia a todos los estudios que se han hecho sobre los efectos de la música, podemos afirmar que 9 de cada 10 trabajadores en España dicen ser más productivos cuando escuchan música en su puesto de trabajo; recalcan que la música de fondo les hace culminar sus tares de una manera mucho más eficiente.

Otra ventaja que no podemos olvidar cuando hablamos de música en oficinas es la motivación. Debemos tener en cuenta  la cantidad de horas que pasan nuestros empleados en su puesto de trabajo. La música adecuada puede mejorar la motivación y el estado de ánimo, hacer la rutina y las tareas de cada día menos pesadas.

Y es que el silencio, perdónenme, no es buena compañía. Escuchar a un compañero bostezar, comer chicle, pasar hojas y hojas como si no hubiera un mañana… Todo esto hace que nos distraigamos y nos desconcentremos. El hilo musical adecuado conseguirá amortiguar estos molestos ruidos y si, amigo (entre tu y yo), tener un poquito más de privacidad en tus conversaciones. Productividad, predisposición, reducción del estrés, incremento de la creatividad… pequeños cambios que llegan a ser grandes logros.

 

La mejor música para trabajar en la oficina:

Aunque la música pueda aportarnos grandes beneficios, no lo hará cualquier tipo de música. Debemos prestar especial atención a la selección del repertorio que queremos para la música de nuestra oficina. A parte del volumen (claro está), el género musical es un aspecto muy importante a tener en cuenta.

No todas las tareas tienen las mismas necesidades por eso, la música que más nos convenga tendrá una estrecha relación con el tipo de tareas que realizamos. Si nuestro trabajo es precioso, minucioso y requiere concentración, lo ideal será optar por instrumentales tranquilas y relajantes (música clásica, jazz…); mientras que tareas más monótonas y repetitivas responderán mejor ante música alegre para trabajar, ritmos más marcados y animados (pop-dance, electrónica…). Intenta evitar canciones con letra en la música de tu oficina, esto hará que no te distraigas y ganes aún más concentración.

Si no tienes en cuenta todos estos efectos, puede resultar muy complicado hacer una correcta selección musical. Siempre puedes utilizarlo como una herramienta de comunicación interna empresa-empleado: hacer una recogida de peticiones realzará su inclusión en el grupo y te ayudará a conocer mejor a tu equipo.

En OriginalMusic contamos con el servicio perfecto si buscas música para tu oficina: adaptado a tus necesidades, con listas prediseñadas y exclusivas, tanto si quieres pagar a S.G.A.E. como si no. Cuéntanos cómo es tu entorno de trabajo y te asesoraremos para que consigas la mejor gestión musical.

Obvio, en OriginalMusic no existe el silencio y tenemos nuestras favoritas entre todas las playlists, ¿quieres saber cuáles son? ¡Contacta con nosotros!

Share on facebook
Compartir
Share on linkedin
Compartir

Deja un comentario